Quiero comerme tu páncreas

0 Compartido
0
0
0
0
0
0

Para seros sinceros, quiero comerme tu páncreas es una de esas películas que llevan en mi librería bastantes meses por no decir años pero que hasta ahora no había tenido la oportunidad (o las ganas) de verla. Tras ello, lo único que os puedo adelantar, es que tendría que haberla visto hace mucho antes pues, partiendo de la premisa de que si conoces el argumento, conoces el desenlace, y más, cuando el mismo metraje empieza con un gran spoiler en toda regla, lo cierto es que nada acontece como podrías imaginar con los primeros minutos de película y esta te llega a enganchar, te da un vuelco y como punto final si eres de lágrima fácil… ¡Prepara algunos pañuelos de papel!

Una película que te enamorará.

Kimi no Suizō o Tabetai (君の膵臓をたべたい «Quiero comerme tu páncreas» también conocido como KimiSui está basada en la novela del mismo nombre de Yoru Sumino, que también fue adaptada a un manga que estoy deseando empezar a leer y una película live action (es como se conoce en Japón a las adaptaciones de mangas y animes con personajes de carne y hueso).

Quiero comerme tu páncreas tiene tanto en común con A Silent Voice como con la película de Hollywood de acción real Bajo la misma estrella o la reciente A dos metros de ti. En el sentido más amplio, la película trata sobre una adolescente con una enfermedad terminal, un compañero de clase que guarda su secreto y la relación sin nombre que estos crean. A primera vista, parece otro romance melodramático cursi destinado a hacerte llorar.

Sin embargo, el director primerizo Shinichiro Ushijima (quien también escribió la película) tiene más en mente que una película deprimente sobre la muerte, y en su lugar hace una hermosa celebración de la vida con algunas ideas interesantes sobre el destino.

Quiero comerme tu páncreas | Rak World
¡Nos subimos a la moda de las películas de amor/muerte!

La película comienza con un joven sin nombre que es molestado por una niña en la biblioteca de su escuela secundaria. Está fascinada por una supuesta costumbre japonesa de comerse una parte del cuerpo de un ser querido para curar una enfermedad que afecta a la misma parte del cuerpo.

Nuestro protagonista es un extraño y solitario, retraído e impopular por elección, según él. Pasa su tiempo trabajando en la biblioteca de la escuela porque cree que los libros son mejores que las personas. No toma mucho tiempo darse cuenta de que no es tan estoico como cree que es, y es solo un tipo que lucha contra sí mismo y contra sus propias creencias autoproclamadas. Un día, encuentra un diario en un hospital. El diario pertenece a su compañera de clase Sakura, la chica de la biblioteca.

Sakura es una chica exuberante, alegre y popular de su escuela; el único problema es que tiene una enfermedad pancreática terminal y solo le quedan unos meses de vida. Una vez que nuestro chico principal descubre este hecho, Sakura explica que él es la única persona, además de su familia, que sabe sobre su condición, ya que quiere mantener una vida escolar «normal» durante el mayor tiempo posible.

Nuestra protagonista y sus últimos meses de vida.

Entonces, el joven (no me refiero a él por su nombre en ningún momento pues este no se desvela tampoco hasta el final de la trama) promete mantener su secreto. Ya más avanzada, la película trata sobre Sakura mientras decide pasar sus últimos meses pegada a nuestro protagonista solitario, cuyo punto de vista lleva la historia hacia adelante.

La mayor sorpresa en Quiero comerme tu páncreases es lo consciente que es la protagonista de su muerte inminente, por lo que se las arregla con un humor inexpresivo que puede incomodar a algunos miembros de la audiencia. También está la relación no tan típica entre Sakura y nuestro protagonista.

Sus errores de juicio iniciales son bastante divertidos, ya que Sakura sigue obligando a su compañero a que la ayude a tachar de una lista las cosas cada vez más locas de su lista de deseos, pero sus bromas y su dinámica se vuelven bastante dulces de ver y el diálogo entre ellos tiene un tono muy natural.

De hecho, más que amigos durante toda la historia parecen ser algo más. Sakura no puede entender por qué su nuevo amigo no habla con nadie en la escuela, la tensión resultante entre ellos también suena fiel a nuestras propias luchas para relacionarnos e involucrarnos con la gente.

Quiero comerme tu páncreas | Rak World
Un juego de contrastes.

El viaje de Sakura la lleva a través de escenas al aire libre bañadas por el sol e interiores brillantemente iluminados mientras su figura retroiluminada contempla la luz eterna del mundo del que pronto dejará de ser parte. Todo esto contrasta con las calles oscuras y lluviosas por las que a menudo camina nuestro protagonista, el suelo húmedo refleja los faros del tráfico nocturno.

Incluso hay un par de escenas en las que la animación mejora la película, particularmente una escena nocturna con fuegos artificiales que te dejarán boquiabierto y es ahí, cuando sabemos que el final anunciado se va acercando…

También está el tema del «azar contra el destino» que recorre Quiero comerme tu páncreas, la idea de que el destino no es más que el resultado de miles de decisiones que tomamos en la vida. Es un sentimiento que te hace ver a ciertos personajes bajo una luz diferente, y que hace que la parte de la historia de «la chica quiere que un chico disfrute de la vida» sea más profunda de lo que pensarías viniendo de una película con un título como este.

Y es que ahí se encuentra un poco la paradoja y la cara y la cruz de estos antagonistas. Ella, el borde de la muerte, popular, con amigos y entusiasta y él, solitario, sin amigos, triste y siempre escondido detrás de un libro.

Resumiendo Quiero Comerme tu páncreas

Quiero comerme tu páncreas puede parecer un drama romántico tradicional sobre un personaje moribundo, pero es una celebración sincera de la vida y las amistades con un guión ajustado y personajes redondos. Honestamente, es sorprendente que esta película funcione tan bien como lo hace, y que aún así se las arregle para sorprenderte con algunos giros y vueltas que te harán llorar.

Sin ninguna duda ha sido todo un descubrimiento esta historia, después de que las últimas películas animadas que he visto me han decepcionado un poco pues visualmente eran espectaculares pero con una historia más que vacía. Mas adelante y para no extenderme en esta publicación, os traeré un listado de 5 películas de animación moderna que no os podéis perder y que están fuera del universo Ghibli.

0 Compartido
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar